Timing the world

Vivimos en la era de los viajes intercontinentales, los transportes aéreos, las comunicaciones interplanetarias. En este mundo globalizado, pilotos, hombres de negocios y trotamundos necesitan saber la hora en otros lugares del planeta —y poder ajustar en un instante su reloj a otros husos horarios. Para satisfacer sus deseos, Breitling propone toda una gama de cronógrafos de viaje equipados con mecanismos de manufactura, de una facilidad de uso sin precedentes. Los mejores cómplices de los aviadores y de los hombres de todos los horizontes.

Scroll

Desde 1884

Todas las horas del planeta

1884 no es solamente la fecha en que se fundó <nobr>Breitling</nobr>. Ese mismo año, representantes de veinticinco países reunidos en Washington con motivo de la Conferencia Internacional del Meridiano, decidieron dividir el planeta en 24 husos horarios, cada uno de ellos con una extensión de 15° de longitud (una hora), y tomar como referencia (longitud 0) el meridiano de Greenwich, cerca de Londres.

Hasta ese momento, existían multitud de horas locales, más o menos basadas en la longitud: más de setenta en América del Norte y una treintena en Europa. Pero con el desarrollo de los viajes, y sobre todo con el nacimiento del ferrocarril, se hizo necesario unificar el sistema del tiempo. Para garantizar la comodidad de los viajeros y evitar los accidentes, Inglaterra decidió crear una hora legal para todos los puntos conectados a través de una misma línea.

En 1847, la British Railway Clearing House recomendó a todas las compañías que adoptaran el tiempo medio del observatorio de Greenwich, que ya servía de referencia a los navegantes. El uso de horas legales se fue extendiendo paulatinamente a todos los lugares donde se iba imponiendo el ferrocarril. Los Estados Unidos, que no podían tener una hora única, dividieron su territorio en varias times zones.

Antes de 1884, los viajeros debían ajustar constantemente su reloj en función del lugar de llegada. La adopción de un sistema mundial unificado impulsó el desarrollo de un nuevo tipo de instrumentos, un ámbito donde Breitling iba a destacar: los relojes de viaje, que indicaban simultáneamente varios husos horarios.

Desde 1884

¿Qué es la hora GMT?

La hora GMT (Greenwich Mean Time) corresponde a la hora solar media del meridiano que atraviesa el observatorio de Greenwich (longitud 0), al este de Londres. De 1884 a 1972 sirvió como referencia temporal mundial, siendo sustituida desde entonces por el tiempo UTC (Tiempo Universal Coordinado). En relojería, la abreviatura GMT se usa para designar los relojes que indican un segundo huso horario.

Desde 1884

Breitling a la hora de los viajes

Desde 1884, el ámbito de excelencia de Breitling ha sido el cronógrafo, pero los relojes de viaje también han desempeñado un importante papel en la historia de la marca de la B con alas. Y es que,  participando en todas las grandes horas de la conquista del aire la firma no ha hecho sino impulsar el desarrollo del transporte aéreo y de los viajes intercontinentales.

En los años 1950-1960, el «proveedor oficial de la aviación mundial» marcaba un hito lanzando un sofisticado modelo de nombre Unitime, un reloj automático con sistema de hora universal que permitía leer la hora simultáneamente en los veinticuatro husos horarios, y que se ha convertido en una pieza de colección muy buscada.

En la actualidad, Breitling vuelve a imponerse como referente de los pilotos y viajeros proponiendo dos modelos exclusivos desarrollados en base al Calibre cronógrafo manufactura 01: el Calibre B04 con segundo huso horario y el Calibre B05 con hora universal. Dos movimientos de una arquitectura inédita, desarrollados y fabricados en su totalidad en los talleres de Breitling Chronométrie.

BREITLING B04 & BREITLING B05

Dos movimientos de excepción

Con vistas a ofrecer un confort de uso inigualable, los relojeros e ingenieros de Breitling han ideado unos sistemas de ajuste que se activan a través de la corona, así como unos diferenciales patentados que permiten disociar las agujas y los discos del sistema de rodaje cuando se cambia de huso horario. Así, esta operación no ejerce ninguna influencia en la precisión de la indicación del tiempo ni en la de los cronometrajes.

Los Calibres B04 y B05 se distinguen igualmente porque suman a sus ingeniosos mecanismos un cronógrafo automático de altas prestaciones. Ello les permite combinar dos complicaciones útiles y fáciles de utilizar —en perfecta consonancia con la filosofía de los «instrumentos para profesionales» Breitling.

Al igual que todos los mecanismos Breitling, los Calibres manufactura B04 y B05 van acompañados de un certificado oficial de cronómetro otorgado por el COSC (Control Oficial Suizo de Cronómetros) —la más alta instancia en materia de precisión y fiabilidad, y la única que se rige por una normativa internacional.