Made by Breitling

Made by Breitling

El mecanismo

http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-816c5db655-mouvement_2.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-69ad3f624e-mouvement_4.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-0b1593abbf-mouvement_6.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-9bf31cb2d9-mouvement_1.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-96c34e9733-mouvement_9.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-6bd204d3b6-mouvement_8.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-04f60ec4df-mouvement_7.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-405d0c0e15-mouvement_5.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-e57383db8f-mouvement_3.jpg

Especialista del cronógrafo, Breitling ha desempeñado un papel de primer orden en el desarrollo técnico de este instrumento, inventando, entre otros, los dos pulsadores independientes y lanzando el primer cronógrafo automático (1969). A todo lo largo de su historia, la firma se ha distinguido por sus mecanismos fiables, robustos y precisos. En 2009, da un paso decisivo al sumarse al restringido círculo de las firmas relojeras que poseen su propio movimiento cronógrafo mecánico. Un calibre de altas prestaciones dotado de una arquitectura totalmente novedosa. Para poder controlar íntegramente la calidad de sus mecanismos mecánicos, Breitling ha construido una unidad de producción ultramoderna a las puertas de La Chaux-de-Fonds bautizada con el nombre de Breitling Chronométrie. Por lo que se refiere a los modelos electrónicos Breitling, todos ellos van provistos de mecanismos SuperQuartzTM, diez veces más precisos que el cuarzo estándar. Para fabricar su propio movimiento cronógrafo, Breitling se ha basado en un enfoque novedoso. Inspirándose en un concepto vanguardista utilizado en otros sectores punteros y adaptándolo al sector relojero, la firma ha desarrollado un tipo de cadena de producción industrial que ha revolucionado el método tradicional de ensamblar los mecanismos. Cada mecanismo es gestionado individualmente por un logiciel ultrasofisticado, que lo dirige automáticamente hacia el puesto adecuado a lo largo de un recorrido donde alternan los puestos totalmente automatizados y aquellos que exigen una intervención manual. Todas las etapas de ajuste están igualmente integradas en este proceso, por lo que al salir de la cadena, cada mecanismo está perfectamente preparado para afrontar los rigurosos tests del COSC. De este modo, Breitling garantiza a sus «instrumentos para profesionales» una auténtica fiabilidad a gran escala. Para que los instrumentos del COSC (Control Oficial Suizo de Cronómetros) puedan efectuar una lectura absolutamente fiable, cada mecanismo debe ir dotado de una esfera de prueba color blanco y de una aguja de segundos negra. Una máquina da cuerda a los mecanismos una vez al día efectuando un número predeterminado de rotaciones de la corona. La precisión se mide con un robot que lee la posición de la aguja de segundos. Cada mecanismo numerado individualmente es sometido a lo largo de 15 días y 15 noches consecutivas a diferentes controles, en cinco posiciones y a tres temperaturas diferentes (23o C, 38o C y 8o C). Para obtener el codiciado título de cronómetro oficialmente certificado, el mecanismo debe cumplir siete criterios eliminatorios muy rigurosos, entre ellos una desviación de marcha media inferior a –4/+6 segundos al día, equivalente a una precisión del 99,99%. Solamente el 5% de los relojes producidos en Suiza obtienen la certificación cronómetro.

Más

Made by Breitling

La caja

http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-2b84f3052f-boitier_1.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-c613c1ad18-boitier_3.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-a65fcc2672-boitier_6.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-b80fa76270-boitier_4.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-a6038278dd-boitier_5.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-e9df954eb7-boitier_7.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-a3aeb03b3f-boitier_2.jpg

Las cajas Breitling están pensadas para acompañar a los profesionales en las misiones más extremas. Por ello, además de ofrecer una protección máxima en caso de impacto, cada detalle de su construcción ha sido estudiado y testado para soportar un uso intensivo. Breitling utiliza únicamente materiales de primera calidad, como la aleación de acero inoxidable y antimagnético 316L o el titanio grado 2. Las coronas y los pulsadores (las partes más expuestas) son objeto de una atención especial. La impermeabilidad está garantizada gracias a unos sistemas altamente sofisticados. Las cajas Breitling se distinguen igualmente por su complejidad técnica, su estética de alta gama y la calidad de sus acabados. Las cajas Breitling se fabrican mediante estampación en frío para el acero y el oro, y en caliente para el titanio. En primer lugar, se recorta la carrura en bruto en una barra de metal. A continuación, una sucesión de operaciones de prensado a presiones cada vez más elevadas otorga a la caja su forma definitiva. Antes de cada prensado, la carrura es sometida a una temperatura de cerca de 1.100oC con el fin de distender y reequilibrar el metal. A continuación viene el mecanizado - torneado de las partes redondas, fresado de las geometrías complejas, taladro de los orificios para las coronas y pulsadores- mediante una sabia combinación entre la mano del operario, la máquina y los «centros de mecanizado» que trabajan en cinco ejes simultáneos a velocidades muy altas. Una vez soldadas las piezas constitutivas, las cajas reciben sus acabados sutiles y contrastados -pulido, satinado o arenado- en el transcurso de un largo proceso en el que se dan cita el trabajo mecanizado y la destreza del pulidor. El resto de los componentes que forman las cajas (biseles, fondos, coronas, pulsadores) son fabricados y terminados con el mismo sentido de la perfección técnica y estética.

Más

Made by Breitling

La esfera

http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-444bbdcf4b-cadran_1.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-4c9d7e708b-cadran_2.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-a8fdd9b951-cadran_3.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-8432e678bf-cadran_4.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-1eed73c69f-cadran_6.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-62fb911f51-cadran_5.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-b214c93d9a-cadran_7.jpg

Sofisticación estética, elegante contraste entre las superficies huecas y en relieve, acabados prestigiosos: las esferas de los cronógrafos y relojes Breitling requieren un perfecto dominio de los métodos de fabricación más punteros, que conjugan la más alta maestría fruto de siglos de experiencia con la tec- nología más avanzada. Cada detalle está estudiado para proporcionar una óptima y rápida lectura de las informaciones, como si de un panel de instrumentos se tratara. Las esferas van recortadas en una placa de latón, en donde se taladran diversos orificios y aberturas. A continuación se pulen y se les da color mediante un tratamiento de lacado, o bien por galvanoplastia (procedimiento electrolítico) sumergiéndolas en varios baños sucesivos por los que circula una corriente eléctrica. Para la esfera del Navitimer, Breitling utiliza el método denominado «épargne», un tipo de lacado muy peculiar que actúa a modo de «plantilla» haciendo resaltar los elementos de plata pura o de oro, lo que garantiza a las indicaciones una nitidez y una legibilidad incomparables. Los contadores son fresados y adornados con motivos en espiral antes de proceder a su coloración. Las diferentes inscripciones se realizan por medio de cabezales de silicona recubiertos de tinta, tras sucesivas cocciones en un horno. El símbolo Breitling va acuñado en una lámina de oro de 18 quilates con una precisión de una centésima de milímetro, y seguidamente troquelado y pulido con chorro de arena, lo que permite sutiles contrastes. La colocación y el remache manual del símbolo Breitling y de los índices aplicados exigen una extraordinaria destreza. Para terminar se aplica la sustancia luminiscente por medio de un punzón conectado a un tubo de alta presión.

Más

Made by Breitling

Las agujas

http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-5523c8f4ac-aiguilles_1.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-b068cc0cfd-aiguilles_3.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-8f43db70c2-aiguilles_2.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-c1a9ce1a80-aiguilles_5.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-cc846ed321-aiguilles_7.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-d0f5d1becd-aiguilles_6.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-1c381c8905-aiguilles_4.jpg

La fabricación de una aguja como la célebre manecilla de cronógrafo adornada del B de Breitling exige un extremo cuidado y numerosas operaciones. Las tole- rancias de fabricación son mínimas y su manipulación resulta sumamente delicada. Raros son hoy día los fabricantes capaces de lograr la extremada finura y la calidad de acabado exigidas por Breitling. Este extremo cuidado del detalle se hace patente en todas las agujas con que van dotados los cronógrafos y relojes-instrumentos de la marca. Las agujas se fabrican a partir de una lámina de latón siguiendo varias etapas sucesivas (tres de ellas para el símbolo Breitling). A continuación se les da forma puliéndolas con una muela diamantada. El cañón (tubo) en el que irá remachada la aguja se obtiene a partir de barras de latón de tres metros de largo por medio de una máquina de mando numérico. Una vez taladrados se verifican cuidado- samente los minúsculos cañones (diámetro interior 0,25 mm, diámetro exterior 0,5 mm). El remache de la aguja en el cañón se efectúa por medio de una máquina llamada «potenza» y exige una destreza y una precisión extremas. Para verificar la calidad del remache se controla el par de rotación durante la vuelta a cero del cronógrafo y la aguja debe soportar pares de hasta 30 Ncm. A continuación, se somete la aguja a un tratamiento de galvanización que incluye varias operaciones: lavado, desengrase, preparación al rodiado y rodiado (o dorado), además de numerosos aclarados. Para terminar se procede a la colocación de la sustancia luminiscente seguida de un control visual.

Más

Made by Breitling

El cristal

http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-f8bf43e182-glace_1.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-bda3a25100-glace_2.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-34c8cab315-glace_3.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-00d414aaf1-glace_5.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-58521688e0-glace_6.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-230dfb8eeb-glace_4.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-f669143fb4-glace_7.jpg

Los cronógrafos y relojes Breitling van todos ellos provistos de cristales de zafiro irrayables dotados de un tratamiento antirreflectante por las dos caras, lo que les garantiza una robustez extrema y una alta calidad de lectura de las informaciones en cualquier circunstancia. La fabricación del zafiro de síntesis -la gema más dura después del diamante- requiere profundos conocimientos así como sofisticados medios de producción y conlleva gran número de operaciones. El tratamiento antirreflectante por las dos caras exige igualmente una experiencia y un equipamiento altamente especializado. El zafiro de síntesis se fabrica a partir de alúmina (óxido de aluminio), y alcanza su punto de fusión a 2.050o C, mediante aporte de oxígeno e hidrógeno. Se necesitan una quincena de horas para que se forme el corindón (alúmina cristalizada) en el bastoncillo, como si se tratara de una estalagmita. A continuación, se cuecen las gemas a una temperatura de 1.800o C con el fin de estabilizar la materia. Los corindones se cortan mediante unas laminillas diamantadas. Seguidamente, se pule el diámetro con la muela con una precisión de dos centésimas de milímetro y se verifica y ajusta su grosor. La forma abombada del cristal se obtiene mediante esmerilado de las superficies inferiores y superiores. Tras el biselado de los ángulos que permitirá una perfecta adaptación a la caja, el cristal de zafiro se pule por las dos caras mediante un procedimiento químico. Seguidamente, se traslada a un local aséptico y se cuece en un horno para aplicarle el revestimiento antirreflectante mediante un método muy elaborado de evaporación al vacío. Este tratamiento por las dos caras elimina el 99% de los reflejos.

Más

Made by Breitling

El brazalete

http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-3ffc9e4f45-bracelet_1.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-0030da164e-bracelet_2.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-0b3dce9539-bracelet_3.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-a48decd46c-bracelet_4.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-3f5b11a992-bracelet_7.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-04f7c74794-bracelet_5.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-c6f278809e-bracelet_6.jpg

Los brazaletes metálicos Breitling se caracterizan por su robustez a toda prueba, su confort en la muñeca, su diseño exclusivo y sus acabados de alta calidad. Para poder soportar las fuerzas de tracción y torsión a que son sometidos a diario, Breitling ha desarrollado métodos y técnicas de producción específicos. Asimismo, Breitling propone un amplio surtido de correas fabricadas con las pieles más prestigiosas que conjugan toda la maestría y saber hacer de los artesanos especializados. Los modelos de vocación deportiva o acuática van acompañados de diversos tipos de brazaletes de caucho, a la vez flexibles y altamente resistentes. Una maquinaria de mando numérico se encarga de cortar, taladrar y dar forma a los diferentes eslabo- nes a partir de barras metálicas de cuatro metros de largo. A continuación se pulen cuidadosamente a mano, única garantía de obtener unos acabados de alta calidad, antes de ser ensamblados, igualmente a mano, y luego pulidos de nuevo. Los eslabones y las varillas de sujeción se sueldan mediante fusión (sin aporte de material exterior) a una temperatura de 3.400°C, lo que garantiza una excepcional dureza del brazalete. Todos los brazaletes van dotados de cierres de metal estampado y terminales macizos, lo que contribuye a reforzar su solidez excepcional. Tras un riguroso control estético se colocan el cierre y los terminales en las dos bridas del brazalete.

Más

Made by Breitling

El encajado

http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-3283c021a2-emboitage_1.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-77f52517b6-emboitage_2.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-01d0f43de6-emboitage_4.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-86e5840b0f-emboitage_3.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-1e5d5f9419-emboitage_7.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-cf3e9433d3-emboitage_6.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-324fface3a-emboitage_5.jpg

Las prestaciones de un producto relojero dependen en gran parte de la calidad del aire de los recintos donde se lleva a cabo la operación de encajado. Con el fin de garantizar el buen funcionamiento de sus cronómetros en las condiciones más extremas, Breitling se ha dotado de un sofisticado sistema que permite controlar el índice de humedad y el grado de temperatura de cada local. De este modo, se evita que los relojes que hayan sido manipulados en un ambiente demasiado húmedo presenten condensación cuando se exponen a temperaturas inferiores. Un sistema de filtros suprime todas las partículas de polvo que podrían deteriorar el mecanismo. Todas estas medidas son normales en las industrias high tech como la medicina o la electrónica, pero totalmente pioneras en relojería. Se coloca y se fija la esfera en el mecanismo. Se sujetan las agujas una a una en sus respectivos ejes, con una fuerza controlada, por medio de una máquina con pantalla video e imagen ampliada, y a continuación se verifica su paralelismo, el centrado de las agujas de cronógrafo tras la vuelta a cero, así como el salto de la fecha. El conjunto máquina/esfera/agujas, junto con su aro de encajamiento, es introducido y fijado dentro de la caja. Se introduce la corona y después se fija el mecanismo mediante tornillos. Se coloca la masa oscilante y se atornilla con un destornillador dinamométrico que permite definir con exactitud el par de sujeción. Seguidamente, se cierra y se bloquea el fondo con una máquina y se graba con láser el número individual del Control Oficial Suizo de Cronómetros (COSC). De este modo, cada modelo está indisolublemente ligado a un mecanismo.

Más

Made by Breitling

Los controles

http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-4cafdc81c3-controles_1.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-212f7b6056-controles_2.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-14c9dad477-controles_3.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-bb03dedaec-controles_4.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-def0fd4249-controles_7.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-140960f55b-controles_5.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-cd21cf5096-controles_6.jpg

Para poder garantizar unos productos con los más altos estándares técnicos y estéticos, Breitling no se contenta con seleccionar a los mejores proveedores y confiar la fabricación a los relojeros más experimentados, dotados del equipamiento más sofisticado. La firma ha puesto en marcha igualmente todo un proceso de controles sumamente severos. Cada componente es objeto de numerosos y rigurosos tests. Cada etapa de producción va seguida de un exhaustivo control con el fin de asegurarse de que se cumplen todos los criterios exigidos por la marca. Solamente esta exigencia permite garantizar la calidad irreprochable de los relojes «Made by Breitling». Todos los componentes, tanto del mecanismo como del aderezo, son sometidos a controles iniciales muy rigurosos desde el punto de vista técnico, dimensional y estético. Las cajas pasan por un test de estanqueidad al agua que puede llegar hasta una presión de 400 bares, seguido de un test de condensación. Se verifica la forma, el color y la superficie plana de las agujas, así como la calidad de las esferas y de los brazaletes. Los procesos de ensamblado y encajado van igualmente acompañados de numerosas pruebas. Una vez introducidos en la caja, los relojes pasan por una nueva serie de controles, entre ellos un test de estanqueidad-aire. Se verifica igualmente la precisión de marcha por medio de equipamientos específica- mente parametrados. Un equipo especializado pasa por la criba el conjunto de las funciones: buena marcha de los pulsadores, rotación del bisel, eficacia de la cuerda automática, duración de la reserva de marcha, funcionamiento del calendario. Los controles visuales con lupa garantizan la perfección estética de todos los componentes del aderezo. Antes de ser expedidos, los relojes son sometidos a un último control estético y funcional.

Más

Made by Breitling

La I&D

http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-75ac758bc6-recherche_2.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-8ba7c48519-recherche_1.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-fc9e8a91c6-recherche_3.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-3b3fed1763-recherche_4.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-82357fbb3a-recherche_7.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-823b3daffa-recherche_5.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-2dbfa549b7-recherche_6.jpg

Breitling se ha distinguido a todo lo largo de su historia por sus innumerables innovaciones y perfeccionamientos técnicos, tanto en lo que respecta a los mecanismos como al aderezo. La firma prosigue esta búsqueda constante de optimización gracias a una unidad I+D muy activa, dotada de los mejores especialistas. La Breitling Chronométrie, ubicada en La Chaux-de-Fonds, posee además uno de los labora- torios mejor equipados de toda la industria relojera. El laboratorio de Breitling Chronométrie está dotado del material sofisticado necesario para desarrollar nuevos mecanismos y seguir investigando en este ámbito puntero. Entre ellos figura, por ejemplo, un microscopio electrónico de barrido que permite ampliar los objetos hasta 40.000 veces, una cámara rápida de alta velocidad, diversos equipos destina- dos a análisis químicos y numerosos aparatos que permiten medir la resistencia de los mecanismos a los choques, variaciones de temperatura o campos magnéticos, además del comportamiento del reloj en la muñeca y su fiabilidad a largo plazo. Durante el proceso de desarrollo de un nuevo modelo, cada componente del aderezo debe pasar igualmente por tests de homologación muy severos: resistencia a los choques en el caso del cristal de zafiro, resistencia del color de las esferas a los rayos ultravioletas o a la corrosión, resistencia de los brazaletes metálicos a la tracción y a las sacudidas, etc. Los ingenieros verifican el buen funcionamiento de los biseles gira- torios así como el de los pulsadores de cronógrafo. Sin contar con los tests dimensionales por medio de instalaciones en 3D.

Más

Made by Breitling

El servicio postventa

http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-98236c3131-service_1.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-6a60a1d046-service_2.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-7da2a610ea-service_4.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-1c0bf7495f-service_5.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-aed0969049-service_6.jpg
http://cdn3.breitling.com/media/breitling/image/0/madeby_zoom800/asset-version-ab5f70e887-service_3.jpg

Un reloj Breitling es un instrumento de precisión muy sofisticado que funciona las 24 horas del día en las condiciones más diversas. Por consiguiente, para que pueda conservar sus prestaciones y su fiabilidad a largo plazo, éste debe ser objeto de un mantenimiento regular y altamente profesional. Breitling considera su servicio postventa como parte integrante y esencial de su política de calidad. La marca dispone de una importante red mundial de centros técnicos autorizados, con relojeros perfectamente formados. Todos los integrantes se rigen por la Carta de principios del SPV que implica el cumplimiento del conjunto de los criterios exigidos por Breitling. Una garantía para una atención rápida, eficaz y personalizada. La revisión completa de un cronógrafo mecánico Breitling es un proceso largo y minucioso. El meca- nismo es totalmente desmontado, reemplazándose sistemáticamente los componentes expuestos a grandes solicitaciones, como por ejemplo el muelle motor. Todos los componentes son verificados detenidamente, reemplazados en caso de desgaste, y después lavados y cuidadosamente ensamblados y lubricados. La caja también es objeto de un desmontaje completo, reemplazándose los componentes que están más expuestos, sobre todo las juntas de estanqueidad. A continuación se pule la caja y el brazalete metálico para otorgarles un nuevo lustre, respetando las formas originales. Después de un lavado con ultrasonidos, la caja se vuelve a ensam- blar. La esfera recibe nuevas agujas y el reloj pasa por un test de estanqueidad y un control de calidad de tres días enfocado principalmente a la precisión, la cuerda automática, la reserva de marcha y las funciones del cronógrafo. A ello se suma un control estético exhaustivo.