Breitling Servicio

SWITZERLAND

Criterios de hermeticidad

Todos los productos Breitling poseen un cierto grado de hermeticidad (o de «resistencia»), expresado en metros o en bares (1 bar = 10 m). Atención: la indicación del grado de hermeticidad en metros es una norma técnica que no se corresponde con una profundidad absoluta. La mención «sumergible hasta XX m» no significa que el reloj pueda llevarse sin más a esta profundidad, sino simplemente que resiste a una presión equivalente a una inmersión estática de XX m de profundidad. Los movimientos del usuario del reloj (zambullidas, saltos, natación, etc.), así como la fuerza del agua (chorros de ducha, corrientes de ríos, cascadas, etc.) pueden incrementar considerablemente la presión. El cuadro siguiente indica cuáles son las actividades posibles o a evitar en función del grado de estanqueidad de su reloj.

ACTIVIDADES 3 bars
30 m (100 ft)
5 bars
50 m (165 ft)
10 bars
100 m (330 ft)
30 bars
300 m ( ≥1000 ft)
Salpicaduras
Ducha, natación, deportes náuticos de superficie  
Esquí náutico, saltos de trampolín, «schnorkeling»    
Submarinismo      

 

Tests de estanqueidad/reemplazo de las juntas

La hermeticidad de su reloj está garantizada gracias a un sofisticado sistema de juntas. Dichas juntas deben soportar las agresiones causadas por diversos factores externos (sudor, calor, cambios de temperatura, rayos ultravioletas, agua clorada o salada, productos químicos, cosméticos, partículas de polvo, etc.). Para poder cumplir perfectamente su cometido, éstas deberán ser reemplazadas regularmente. En caso de uso intensivo en medio acuático, le recomendamos cambiar una vez al año todas las juntas en el marco de un servicio de mantenimiento. En los demás casos, esta operación se efectuará cada dos años (en los modelos electrónicos imperativamente cada vez que se cambie la pila). Por lo general, se recomienda efectuar un control una vez al año, especialmente antes del periodo estival, en cualquier centro de mantenimiento/detallista autorizado Breitling.

Coronas / pulsadores atornillados

Los modelos destinados a actividades acuáticas van generalmente provistos de «coronas atornilladas» que garantizan una hermeticidad óptima. Antes de proceder a cualquier intervención en la corona, es necesario desatornillarla para desbloquearla. A continuación hay que volverla a atornillar para bloquearla. El mismo principio se aplica para los «pulsadores atornillados», que sólo pueden accionarse una vez desbloqueado el aro de sujeción.

Válvula de helio

Los relojes herméticos a grandes profundidades (1.000 m a 3.000 m) van dotados de válvulas de helio. Este dispositivo altamente profesional permite compensar las diferencias de presión entre el exterior y el interior de la caja. A partir de una sobrepresión interna de aproximadamente 3 bares, la válvula libera automáticamente el helio acumulado durante la estancia en profundidad, evitando de este modo el estallido de la caja.

Cinco precauciones ineludibles en materia de hermeticidad

  • No accionar nunca los pulsadores del cronógrafo debajo del agua o cuando el reloj está mojado (salvo en los modelos Breitling con pulsadores magnéticos patentados, herméticos y funcionales a 2.000 m de profundidad). La misma consigna se aplica para los biseles giratorios (reglas de cálculo) de los modelos Navitimer y Montbrillant.
  • No extraer ni accionar nunca la corona debajo del agua o cuando el reloj está mojado (tanto si se trata de una corona sencilla como atornillada).
  • Si su reloj va provisto de una corona atornillada, comprobar que esta última está bloqueada antes de realizar cualquier actividad en medio acuático. Actuar del mismo modo con los pulsadores atornillados.
  • No tratar nunca de abrir la caja uno mismo.
  • En el caso de que aparezca agua o condensación debajo del cristal, enviar rápidamente el reloj a un detallista o a un centro técnico autorizado Breitling.