El modelo de Breitling Aviator 8 Mosquito conmemora el emblemático avión de Havilland

El modelo de Breitling Aviator 8 Mosquito conmemora el emblemático avión de Havilland
El modelo de Breitling Aviator 8 Mosquito conmemora el emblemático avión de Havilland
El modelo de Breitling Aviator 8 Mosquito conmemora el emblemático avión de Havilland
El modelo de Breitling Aviator 8 Mosquito conmemora el emblemático avión de Havilland
El modelo de Breitling Aviator 8 Mosquito conmemora el emblemático avión de Havilland
El modelo de Breitling Aviator 8 Mosquito conmemora el emblemático avión de Havilland
El modelo de Breitling Aviator 8 Mosquito conmemora el emblemático avión de Havilland
El modelo de Breitling Aviator 8 Mosquito conmemora el emblemático avión de Havilland
El modelo de Breitling Aviator 8 Mosquito conmemora el emblemático avión de Havilland
El modelo de Breitling Aviator 8 Mosquito conmemora el emblemático avión de Havilland
El modelo de Breitling Aviator 8 Mosquito conmemora el emblemático avión de Havilland

Para su nuevo reloj Aviator 8 Mosquito, Breitling se ha basado en el diseño de los relojes de a bordo que diseñó su Huit Aviation Department en las décadas de 1930 y 1940, y también en la prestigiosa referencia 765 AVI, un reloj de gran legibilidad conocido como el «Co-Pilot». El Aviator 8 Mosquito es un homenaje a un avión construido casi íntegramente en madera, el de Havilland Mosquito. Con su velocidad y maniobrabilidad, la aeronave consiguió un éxito inmenso en una variedad inverosímil de funciones: bombardero ligero sin armamento defensivo, caza diurno, caza nocturno e, incluso, avión de reconocimiento fotográfico.

El Breitling Aviator 8 Mosquito exhibe con orgullo las dos influencias que inspiran su diseño: el estilo de los instrumentos de a bordo diseñados por el Huit Aviation Department de Breitling, y, a la vez, el propio de la Ref. 765 AVI –el modelo Co-Pilot–, que se convirtió en favorito de los aviadores por su estética audaz, su bisel rotatorio y su señalada legibilidad gracias a los dígitos arábigos de gran tamaño.

Breitling ha creado el reloj en homenaje al de Havilland Mosquito, una aeronave británica cuya liviana construcción en madera lo convirtió en uno de los aviones más rápidos que surcaron los cielos a principios de la década de 1940. Según el CEO de Breitling, Georges Kern: «El de Havilland Mosquito es un ejemplar verdaderamente único e icónico en la historia de la aviación, que se distinguía por las increíbles innovaciones de su diseño y la ingeniosa utilización de materiales. Nuestro Aviator 8 Mosquito rememora con cariño uno de los grandes logros de la aviación mundial».

Breitling Aviator 8 Mosquito

El Aviator 8 Mosquito se presenta en caja de 43 mm de acero inoxidable, con bisel de acero inoxidable revestido en ADLC, negro y con pulido satinado, que muestra un práctico puntero rojo e índices y dígitos arábigos. La esfera, negra, muestra esferas internas plateadas en contraste, señal de que el reloj se mueve gracias a un movimiento mecánico Calibre 01 de manufactura, elaborado internamente en Breitling. El reloj lleva un tratamiento en ADLC que le da un tono aún más oscuro que el revestimiento normal DLC que durante tantos años ha sido un rasgo conocido de los modelos especiales de Breitling: su tono negro genuino lo distingue claramente del matiz antracita característico del DLC habitual. El color evoca la versión del de Havilland Mosquito para vuelos nocturnos.

Las atractivas manecillas centrales de horas, minutos y segundos están revestidas con Super-LumiNova®, con lo cual el reloj resulta legible en condiciones lumínicas restringidas. Los llamativos toques rojos y naranjas evocan las escarapelas e insignias del fuselaje del de Havilland Mosquito y acentúan el atractivo del cronógrafo. La esfera interna con pequeño segundero está acabada con esmalte negro. La esfera se completa con ventana de fecha, situada entre las 4 y las 5 horas.

El Calibre 01 de manufactura Breitling, visible a través del fondo de caja de zafiro transparente, proporciona al reloj una considerable reserva de marcha en torno a las 70 horas. El cronómetro cuenta con certificación COSC y es hermético al agua hasta 10 bar/100 metros. Todo ello se presenta montado en correa de piel envejecida marrón, disponible con hebilla de espiga o desplegable.

El de Havilland Mosquito

Al estar fabricada principalmente en madera, la aeronave británica de Havilland Mosquito pudo desempeñar funciones muy diversas. Construida entre 1940 y 1950, la «maravilla de madera» fue uno de los aviones más rápidos del mundo. Es más, gracias a su diseño de madera, volaba a una velocidad que superaba en 30 km/h la del famoso Spitfire, el cual estaba equipado con el mismo motor.

Alistair Hodgson, comisario del Museo Aeronáutico de Havilland, en Inglaterra, compara el de Havilland Mosquito con los cronógrafos de Breitling: «Breitling fue una marca pionera en el desarollo de los cronógrafos para aviadores, creando relojes que cumplían por sí múltiples funciones a la vez, y el Mosquito fue la primera aeronave que consiguió lo mismo: pese a haber sido diseñado originalmente como bombardero ligero sin armamento defensivo, el diseño se adaptó para convertir el avión en caza diurno, caza nocturno, avión de reconocimiento fotográfico e incluso ¡avión de línea!»

En 1940, durante la Segunda Guerra Mundial, aunque Lord Beaverbrook, Ministro de Fabricación Aeronáutica, opinaba que los planes para construir el Mosquito debían de haberse abandonado, Geoffrey de Havilland estaba convencido del potencial del avión y, con el apoyo del Mariscal Jefe de la Aviación Sir Wilfrid Rhodes Freeman, continuó totalmente en secreto el desarrollo y fabricación de una aeronave destinada a convertirse en un clásico de la aviación. Según explica Alistair Hodgson: «Los historiadores militares subrayan que el Spitfire ganó la Batalla de Inglaterra, pero lo que ganó la guerra fue el Mosquito».

El uso de madera, como observa Alistair Hodgson, indica la perspicacia de Geoffrey de Havilland: «Había previsto que el Reino Unido sufriría escasez de aluminio. El Gobierno quería un bombardero ligero para la RAF, y de Havilland les ofreció un avión fabricado con un compuesto de contrachapado y madera de balsa que, con las prestaciones de una caza ligero rápido, podría llevar la carga de un bombardero.

El de Havilland Mosquito prestó servicios más que destacados durante la década de 1940, pero en 1950, la «maravilla de madera» tuvo que retirarse ante la llegada de la tecnología aérea de reacción. El extraordinario Mosquito desempeñó un papel esencial en la historia de la aviación, y Breitling se enorgullece de poder conmemorar esta auténtica leyenda del vuelo.