Breitling DC-3

El avión del desembarco

El avión del desembarco


Una leyenda de la aviación
El bimotor a hélices Douglas DC-3 (siglas de Douglas Commercial) despegó por vez primera en 1935, la misma época en que Breitling producía sus primeros cronógrafos de a bordo para los aviones civiles y militares. Gracias a sus altas prestaciones y a su gran radio de acción, el DC-3 revolucionó el transporte aéreo. A finales de los años treinta equipaba a la mayor parte de las grandes compañías americanas. Durante la Segunda Guerra Mundial, numerosos DC-3 civiles fueron requisicionados por la armada americana.

El DC-3 fue igualmente construido en una versión militar conocida con el nombre de C-47. Este bimotor desempeñó un papel de primer orden en el transporte de tropas. Conocido como «el avión del desembarco», vivió sus horas de gloria en junio de 1944 asegurando el remolque de numerosos planeadores y el lanzamiento de millares de paracaidistas sobre las costas normandas. En la década de los años 1950-1960, mientras Breitling se convertía definitivamente en «el proveedor oficial de la aviación mundial», el DC-3 entraba a formar parte del equipo estándar de todas las grandes compañías aéreas del mundo y siguió ampliamente en uso hasta la década de los setenta. De 1935 a 1945, se fabricaron 16.079 ejemplares de este avión. En la actualidad, sigue operativo para el transporte o el abastecimiento —un ejemplo de longevidad realmente excepcional. En este momento quedan en activo en el mundo menos de ciento cincuenta DC-3, de los cuales una quincena en Europa básicamente utilizados para vuelos históricos —como es el caso del Breitling DC-3.

+

Un veterano listo para la hazaña
El DC-3 HB-IRJ que vuela con pabellón Breitling fue suministrado a American Airlines el 12 de marzo de 1940 bajo el nombre de «Flagship Cleveland». Entre 1942 y 1944 fue arrendado a la Armada Americana, que lo basó en Europa. Vuelto a adquirir en 1949 por Trans Texas Airways, ha pertenecido desde entonces a diversas compañías norteamericanas. En noviembre de 2008, el piloto Francisco Agullo y un grupo de amigos, apoyados por Breitling, deciden volver a hacer volar en Suiza y Europa un ejemplar del mítico DC-3. Tras una larga búsqueda por todo el mundo, quedan maravillados con este Priscilla N922CA, basado en Estados Unidos. Un interés motivado por su excepcional estado de conservación, pero también por su rica historia civil y militar, perfectamente representativa de la importancia del DC-3. El Breitling DC-3 es entonces restaurado y adaptado a los estándares europeos, y de nuevo enviado al Viejo Continente. Desde 2009, el Breitling DC-3 viene participando en numerosos shows aéreos en toda Europa, así como en diversos eventos organizados por Breitling. Explotado por la Super Constellation Flyers Association, con base en Suiza, puede acoger en su cabina no presurizada a una veintena de pasajeros y está equipado para el vuelo por instrumentos. Al igual que el Breitling Super Constellation (uno de los dos últimos «Super Connies» operativos en el mundo), el Breitling DC-3 ilustra la voluntad de Breitling de salvaguardar los más bellos exponentes de la conquista del cielo.

En 2017, Breitling ha decidido lanzar su DC-3 a una gran vuelta alrededor del mundo por etapas jalonada con numerosas escalas que permiten organizar eventos y participar en exhibiciones aéreas. Algunos pasajeros privilegiados podrán igualmente ser acogidos a bordo en ciertos tramos. Tras despegar de Ginebra en marzo 2017, el avión volará primero a Oriente Medio, la India, el Sudeste Asiático, China y Japón, y después cruzará el océano para iniciar una gran vuelta por Estados Unidos antes de regresar a Europa pasando por Groenlandia e Islandia y finalizar su periplo en septiembre durante el Breitling Sion Airshow 2017, en Suiza. A sus 77 años, el Breitling DC-3 es el avión más antiguo en realizar una vuelta al mundo y esta nueva proeza viene a sumarse a su ya larga serie de hazañas.

+

Videos