Breitling vuela con Franky Zapata y su Flyboard® Air

El especialista de los relojes técnicos y cómplice de las más grandes hazañas aeronáuticas se ha convertido en el principal partenaire de este increíble proyecto de tabla voladora que permite a una persona surcar los aires de pie propulsada por medio de reactores. Un nuevo capítulo en la conquista del cielo y en la gestión de los retos más sorprendentes.

Nacido en 1978 en Marsella, Franky Zapata había soñado primero con volar sobre el agua. Por ello, a los 16 años decidió lanzarse a conducir una moto acuática –una disciplina en la que ha dejado su sello como piloto de pruebas profesional y también a través de sus numerosas victorias en campeonatos europeos y mundiales.

Sin embargo, Zapata no es sólo un deportista fuera de serie. Destaca también su espíritu pionero, sus ganas de sobrepasarse, de romper fronteras. En 2011 inventa el ESH Flyboard®, una tabla hidropropulsada acoplada a una moto de agua que permite volar por encima del agua. Esta máquina inédita se impone rápidamente como un nuevo deporte pero también como una disciplina de competición, exigente y muy espectacular, que se disputa desde entonces a escala mundial.

Hombre apasionado y auténtico luchador, Zapata ha fundado igualmente su propia sociedad Zapata Racing®, que propone actualmente diversos tipos de dispositivos hidropropulsados para el ocio y la competición –como las tablas Flyboard® Pro Series o Hoverboard by ZR® y la mochila Jetpack by ZR®. Estas máquinas permiten vivir nuevas sensaciones con toda seguridad, para deleite de millones de usuarios de todo el mundo.

Con Flyboard® Air, lanzado en abril de 2016, Franky Zapata ha dado un paso adelante al ingeniar un aparato capaz de volar por los aires de forma independiente. Fruto de cuatro años de desarrollos, esta “unidad autónoma de propulsión” (UAP) en fase de prototipo se presenta como una tabla de alrededor de 20 kg equipada con seis reactores (cuatro debajo y dos en los lados) que permiten estabilizarla, que ha exigido la puesta a punto de un software muy sofisticado. El piloto, de pie sobre este OVNI apenas más imponente que un gran dron, lo maneja según una técnica de auto-balanceo o estabilización dinámica, como si fuera un segway, por medio de un joystick acoplado al propio equipo que se encarga de ajustar la fuerza de empuje.

Franky Zapata ha efectuado ya varias pruebas muy concluyentes –y muy señaladas‒ con Flyboard® Air y conseguido el récord mundial, inscrito en el Guinness Book, de la mayor distancia recorrida sobre tabla voladora (tipo hoverboard). Como buen profesional del aire otorga una importancia primordial a la seguridad, por ello su UAP está pensado para poder funcionar incluso en caso de fallo de un motor. Por lo que se refiere a las prestaciones, Flyboard® Air, calificado a veces de «jet board», se ha fijado unos objetivos muy ambiciosos, con una velocidad punta de 160 km/h y una altura máxima de 3.000 m. ¡Y es que el sueño de Franky Zapata es volar un día entre las nubes! Más allá del aspecto deportivo y lúdico, esta máquina novedosa podría algún día encontrar aplicaciones en numerosos campos, como las plataformas petrolíferas, el mantenimiento de rascacielos y puentes o en el ámbito militar.

Apoyando el proyecto Flyboard® Air, Breitling se propone una vez más alentar el espíritu de audacia y de invención que siempre ha caracterizado a la aviación desde la época de los primeros “locos voladores” ̶ esa pasión por la aventura, esa mezcla de valentía y rigor que lleva a la aeronáutica hasta los límites de lo posible.