Superocean Héritage II

La nueva cara de la aventura

Breitling ha rediseñado su colección Superocean Héritage especialmente destinada a todos los exploradores modernos. Un nuevo rostro, tan original, depurado y dinámico como siempre, para esta colección de gran éxito que celebra sus 60 años en 2017.

Lanzado en 1957, el reloj de buceo profesional Superocean –rápidamente adoptado por los primeros adeptos al submarinismo de recreo‒ ha dado lugar desde entonces a varias generaciones de instrumentos de unas cualidades acuáticas fuera de lo común. Pero Breitling ha decidido conservar igualmente todo el espíritu del modelo original en una línea bautizada con el nombre de Superocean Héritage, que figura actualmente entre las colecciones más emblemáticas de la marca gracias a su estilo único e intemporal y a su tecnología puntera.

Para celebrar el 60 aniversario de este pionero de los grandes espacios, Breitling ha redinamizado su diseño icónico pero conservando su carácter único. Su principal innovación: un nuevo bisel de acero con aro de cerámica high tech ultraduro, irrayable y muy resistente a los choques. Gracias a la supresión del aro metálico alrededor del círculo minutero, este bisel se integra perfectamente en la esfera, de un color haciendo juego y adornada con el logo Superocean original. La forma inédita de las agujas (horas en forma de triángulo, minutos en forma de rombo) y de los índices ligeramente cónicos refuerza los vínculos con el modelo de 1957 al tiempo que garantiza una perfecta legibilidad, potenciada gracias a unos puntos luminiscentes.

El Superocean Héritage II se propone en dos modelos de relojes (42 y 46 mm) y un cronógrafo de 46 mm, todos ellos disponibles en tres colores –negro, azul y bronce. Las versiones “bronce” pueden ir acompañadas de un novedoso y exclusivo brazalete de caucho-cuero del mismo color, con pespuntes contrastados. Además de en cuero, piel de cocodrilo y caucho, todos los modelos pueden obtenerse con un brazalete de acero trenzado inspirado en el mítico brazalete de 1957.

Por lo que se refiere a las prestaciones, el Superocean Héritage II conserva todas las cualidades técnicas que lo han convertido en el cómplice de las más extraordinarias aventuras –en tierra, mar y aire. El Superocean Héritage II Chronographe 46 alberga un movimiento de cronógrafo automático con certificado de cronómetro del COSC (Control Oficial Suizo de Cronómetros). El Calibre manufactura B20 con que van equipados los modelos Superocean Héritage II 42 y 46, igualmente con certificado del COSC, es un movimiento automático de gran precisión y de una robustez probada que se beneficia de una reserva de marcha de 70 horas. Derivado del Calibre manufactura MT5612 de Tudor, con acabados exclusivos, constituye una de las vertientes de la reciente colaboración entre estas dos marcas, que comparten en lo sucesivo su saber hacer en materia de creación y fabricación para ciertos movimientos mecánicos.

La robusta caja de acero, con corona atornillada, es estanca hasta 200 m. El bisel giratorio unidireccional acanalado, con punto luminiscente en posición 12h, va dotado de un sistema de 120 dientes que garantiza un ajuste muy preciso y una gran flexibilidad de rotación, ya se trate de controlar la duración de una inmersión o marcar diversos tipos de tiempos, principalmente en aviación. La nueva cara de la aventura.

Superocean Héritage II 42
Superocean Héritage II 46
Superocean Héritage II Chronographe 46