Deberán evitarse


Las temperaturas extremas


Los relojes Breitling están pensados para funcionar de forma óptima en un margen de temperaturas que oscila entre 0º C y 50º C. No dejar demasiado tiempo el reloj en un lugar muy caluroso ni exponerlo directamente a los rayos solares. A temperaturas superiores a los 60º C el reloj podría sufrir algún daño, sobre todo a nivel de la pila. Una temperatura demasiado baja, inferior a 0º C, puede provocar una variación de precisión importante. Deberán evitarse igualmente los choques térmicos, principalmente el paso brusco de la exposición al sol a la inmersión en el agua, ya que ello podría provocar la rotura del cristal.

Los productos químicos


Los relojes Breitling no deberán entrar en contacto con productos químicos, disolventes o gases peligrosos. Sustancias tales como gasolina, diluyentes, esmalte para uñas, perfumes, cosméticos, productos de limpieza, pegamentos o pinturas pueden deteriorar la caja, dañar las juntas de hermeticidad o decolorar las correas de piel.

Los golpes


Los relojes Breitling están diseñados para soportar un uso intensivo. No obstante, es importante no dejarlos caer ni golpearlos con objetos duros.

Los campos magnéticos potentes


Evitar exponer el reloj a un campo magnético potente, como por ejemplo el de un imán. Los campos magnéticos generados por algunos aparatos electrodomésticos y electrónicos pueden igualmente repercutir en el buen funcionamiento de su reloj, en particular si éste entra en contacto directo con dichos objetos.