Desde 1884

La historia de Breitling

« Nadie se convierte en proveedor oficial de la aviación por casualidad »


Especialista de los relojes técnicos, Breitling ha desempeñado un papel decisivo en el desarrollo del cronógrafo de pulsera y figura entre los líderes de este tipo de Complicaciones. La firma ha compartido las grandes horas de la conquista del aire gracias a sus instrumentos de altas prestaciones, fiables y robustos. Breitling es una de las pocas empresas relojeras del mundo en equipar a todos sus modelos con mecanismos oficialmente certificados cronómetros ‒lo más avanzado en materia de precisión‒, y una de las pocas también que posee sus propios movimientos de cronógrafos mecánicos, íntegramente desarrollados y fabricados en sus talleres. Esta empresa familiar es además una de las últimas marcas relojeras suizas independientes.

Breitling

El inventor del cronógrafo moderno


Cuando Léon Breitling abre su taller en 1884 en la región suiza del Jura, su objetivo es dedicarse a un ámbito tan exclusivo como exigente: el de la fabricación de cronógrafos y contadores. Unos instrumentos de precisión destinados a los deportes, la ciencia y la industria. Gracias a sus productos de alta calidad y a su búsqueda constante de la innovación, la marca participa en la expansión de los deportes de competición y del automóvil, así como en las primeras hazañas de los pioneros de la aviación.

+

Breitling

El auténtico socio de la aeronáutica


Los pioneros de la aviación necesitaban instrumentos fiables por lo que no tardan en interesarse por los cronógrafos de bolsillo, seguidos de los cronógrafos de pulsera Breitling. Gracias a su renombre en materia de precisión y robustez, a principios de los años 1930 la marca introduce en su colección una «especialidad» que le valdrá fama mundial: los cronógrafos de a bordo destinados a los cockpits de los aviones. Estos instrumentos indispensables para pilotar con toda seguridad cosechan un gran éxito entre diversas fuerzas armadas, entre ellas la Royal Air Force, que los introducirá en sus célebres cazas a hélice de la Segunda Guerra mundial.

+

Breitling

El maestro de la excelencia


Formado en la dura escuela de la aviación, un ámbito donde la seguridad cobra vital importancia, Breitling manifiesta la misma obsesión por la calidad en todos sus «instrumentos para profesionales», de fabricación 100% suiza. La firma es una de las pocas marcas relojeras del mundo que somete todos sus movimientos (mecánicos y de cuarzo), a las rigurosas pruebas del Control Oficial Suizo de Cronómetros (COSC), la más alta instancia en materia de precisión y fiabilidad y la única que se rige por una normativa internacional. La marca ha construido en La Chaux-de-Fonds una planta ultramoderna que lleva el nombre de Breitling Chronométrie, destinada al desarrollo y a la producción de movimientos de cronógrafos mecánicos.

+