chronomat

UN ICONO TODOTERRENO: INSPIRACIÓN TÉCNICA, TRABAJADA CON ESTILO

CRONÓGRAFO ESPECIAL PARA LA JET TEAM FRECCE TRICOLORI

Comienza la década de 1980 cuando Ernest Schneider –al frente de Breitling desde 1979– se entera de que la Jet Team italiana de Frecce Tricolori estaba buscando un nuevo cronógrafo para sus pilotos. Como bien puede esperarse de caballeros italianos, tiene que ser un cronógrafo con la elegancia suficiente para que los pilotos puedan llevarlo con traje cuando no están trabajando, pero también lo bastante recio para poder funcionar debidamente en la cabina de un avión. Asimismo, debe ser un modelo mecánico, ya que la escuadrilla acrobática de élite desea indicación analógica; en este momento, no hay todavía disponible en el mercado ningún movimiento de cronógrafo de cuarzo con estas características.

Ernest Schneider quiere algo más que ofrecer una adaptación de un modelo ya existente, y por eso se esfuerza por crear un cronógrafo completamente nuevo que satisfaga a la perfección las demandas y los deseos de los pilotos italianos.

Siendo piloto él mismo, entiende espontáneamente la importancia de la legibilidad y la comodidad en la muñeca. En un viaje a Italia para reunirse con la Jet Team italiana, descubre también por qué los pilotos vuelven a veces con la esfera rota: al abrir el dosel después del aterrizaje, alargan los brazos golpeando a veces con fuerza el reloj contra el bastidor metálico.

El descubrimiento lleva a una solución brillante: hundir ligeramente el cristal en el bisel y protegerlo mediante cuatro índices móviles, que pronto se convertirían en el emblemático rasgo distintivo del Chronomat.

LOS ÍNDICES MÓVILES EN EL BISEL: DISEÑO PROFUNDAMENTE MULTIUSO

Los índices móviles sirven para proteger el cristal y marcan los cuartos de hora (0, 15, 30 y 45).

Se puede desatornillar los índices móviles situados en 15 y 45 e invertirlos, lo cual permite utilizar el bisel para hacer una cuenta regresiva o progresiva. ¡Una función utilísima para cualquier aventura, sea por el cielo, en una carrera en tierra firme o navegando por alta mar!

Así también se confiere al reloj una estética audaz, equilibrada por los solo 39 mm de diámetro de la caja y la ausencia de bordes marcados, de modo que el conjunto muestra la elegancia que cualquiera esperaría de un piloto italiano.

1983 - EL CRONÓGRAFO "FRECCE TRICOLORI"

En 1983 se le presenta el cronógrafo “FrecceTricolori” a la Jet Team italiana del mismo nombre, y los pilotos aprecian de inmediato el atractivo de este cronógrafo ultrafuncional, original y elegante.

En la esfera negra aparece el emblema de la escuadrilla: tres flechas con los colores de la bandera nacional, situadas encima de la inscripción “P.A.N. frecce tricolori”, siendo “P.A.N.” acrónimo de “Pattuglia AcrobaticaNazionale”.

Vinieron a continuación numerosos relojes en edición especial como homenaje a la afamada escuadrilla aérea italiana.

La última de ellas, Chronomat B01 42 Frecce Tricolori Limited Edition (250 unid.), conmemora el 60 aniversario del FrecceTricolori.

1984 – EL CHRONOMAT

Se acerca 1984 y, con él, el 100 aniversario de Breitling.

Ante ocasión tan señalada, Ernest Schneider planea lanzar un nuevo modelo que podría revolucionar el sector y devolver plena actualidad al cronógrafo mecánico, demostrando que conserva aún su fuerza para atraer a un público elegante y moderno.

Merece la pena recordar que, en aquella época, la tendencia eran relojes de grosor fino que solo indicaban la hora, casi siempre impulsados por movimientos de cuarzo, por lo que el lanzamiento de un cronógrafo mecánico contundente era una jugada audaz de Ernest Schneider.

Sabiendo sin la menor duda que ha creado un cronógrafo que encarna a la perfección toda la filosofía y la misión de la marca, Schneider ve en el cronógrafo Frecce Tricolori la base perfecta para desarrollar el nuevo buque insignia del espíritu Breitling.

En 1984, Breitling presenta el Chronomat (Ref. 81950), un nombre que mezcla «chronograph» y «automatic», «Chronomat» ya siendo un nombrelegendario en Breitling por haber servido antes para denominar el Chronographe Mathematique, precursor del Navitimer en la década de 1940.

El Chronomat «nuevo» disfruta un éxito instantáneo y mundial.

Y EL CRONÓGRAFO VOLVIÓ A SER ELEGANTE

El diseño del Chronomat mantiene los elementos de diseño que, un año antes, hicieron de su antecesor el fiel compañero de los pilotos italianos de reactores, incluidos los inconfundibles índices móviles, las suaves líneas aerodinámicas de la caja y el emblemático brazalete “rouleaux”.

Los índices móviles intercambiables a los 15 y 45 minutos son la herramienta inmejorable tanto para misiones de vuelo (cuenta progresiva) como de regata (cuenta regresiva), mientras que la escala interior de taquímetro es el complemento ideal con el que el Chronomat termina de convertirse en el perfecto cronógrafo todoterreno. 

El acontecimiento viene acompañado por una versión náutica del Chronomat y otra diseñada específicamente para la escudería Renault F1 Team.

Pronto llega también una versión bicolor con índices móviles, corona y contadores en oro, que aporta al Chronomat un toque de lujo y lo transforma en un símbolo de estilo.

De deportistas a hombres de negocios, de actores a miembros de la alta sociedad, todo el mundo lleva el Chronomat y disfruta esa elegante estética sport con la que el modelo sobresale con claridad frente a sus competidores en este periodo.

LA EVOLUCIÓN DEL CHRONOMAT

Desde entonces no ha dejado de manufacturarse el Chronomat, que ha conocido otros cambios en los aspectos estético y técnico.

Su carácter de piedra angular de la colección de Breitling queda de manifiesto en 2009, al convertirse en el primer reloj de la casa al que se dota con el Calibre 01 de la manufactura interna.

En 2020, la colección Chronomat se presenta rediseñada para una nueva era, pero manteniendo los mismos códigos de diseño inconfundibles del original. Con la vuelta del emblemático brazalete “rouleaux”, el Chronomat es el reloj perfecto para cualquier actividad.