Consejos para los usuarios y mantenimiento

Al igual que cualquier otro objeto de valor, los relojes e instrumentos de precisión de Breitling necesitan unos cuidados especiales en lo que respecta a uso y mantenimiento. Los consejos que encontrará aquí le permitirán prolongar su vida y funcionamiento, así como lograr que conserven su precioso aspecto.

Breitling Service

Limpieza

La sudoración y el polvo en las cajas y los brazaletes de los relojes pueden provocar irritaciones cutáneas y, a largo plazo, hacer que se oxide el acero. Para evitar este tipo de depósitos, limpie la caja y la correa periódicamente con un cepillo de dientes y jabón líquido y, a continuación, aclárelas con un chorrito de agua (que no tenga demasiada fuerza) y séquelas con un trapito absorbente. En el caso de los relojes con correa de piel, siga las mismas instrucciones, pero sin mojar la correa. Si se salpicara el cuero, retire el líquido lo antes posible con un trapito.

Correas de piel

Al igual que el resto de artículos de cuero (zapatos, guantes, etc.), para que conserven su precioso aspecto a pesar del paso del tiempo, las correas de piel también han de cuidarse mucho. Protéjalas del agua, la sudoración, la humedad, la grasa, las colonias y los productos cosméticos y químicos y evite una exposición prolongada al sol. Si utiliza el kit de cuidado de Breitling (disponible en los puntos de venta de la marca), será más fácil prolongar la vida de las correas de cuero y mantener su aspecto y su elasticidad.

Limpieza con agua

Si ha introducido su reloj en agua clorada o salada, límpielo siempre bien con un chorrito de agua (que no tenga demasiada fuerza) debajo del grifo y séquelo con un trapito absorbente.

Qué correa/brazalete elegir

A la piel no le va bien el agua. Para las actividades acuáticas, lugares con mucha humedad o climas que propician una abundante sudoración es preferible utilizar brazalete de metal o correa de goma.