INFORMACIÓN SOBRE LA ESTANQUEIDAD

Todos los productos de Breitling tienen cierto grado de estanqueidad que se describe en metros o bares (1 bar ~ 10 metros). Este nivel de estanqueidad se refiere a una norma técnica que se basa en la presión a la que se expondría el reloj durante una inmersión estática a cierta profundidad (por ejemplo, 50 metros). Sin embargo, los movimientos del propietario del reloj (bucear, saltar, nadar...) así como la fuerza del agua en movimiento (chorros de agua, corrientes de río, cascadas...) pueden aumentar considerablemente la presión. Por tanto, un nivel de resistencia al agua de 5 bares (50 metros) no implica que el reloj pueda llevarse en movimiento a esta profundidad, sino que el reloj es apto para las actividades correspondientes descritas en la siguiente tabla.

Breitling Service
3 bars / 30 m (100 ft)5 bars / 50 m (165 ft)10 bars / 100 m (330 ft)≥ 30 bars / ≥ 300 m (≥ 1000 ft)
Salpicaduras
Ducha, natación, deportes náuticos de superficie
Esquí náutico, saltos de trampolín, «schnorkeling»
Submarinismo
Salpicaduras
Ducha, natación, deportes náuticos de superficie
Esquí náutico, saltos de trampolín, «schnorkeling»
Submarinismo

CONTROLES DE ESTANQUEIDAD/SUSTITUCIÓN DEL SISTEMA DE HERMETISMO

La estanqueidad de la caja se garantiza gracias a un sofisticado sistema de hermetismo. Este sistema soporta toda una serie de factores externos (sudor, calor, cambios de temperatura, rayos ultravioleta, cloro o agua salada, productos químicos, cosméticos, polvo...). Para que sea lo más eficaz posible, tiene que sustituirse regularmente. En caso de un uso intensivo en medios acuáticos, recomendamos cambiar todas las juntas en un servicio de mantenimiento al año. De lo contrario, es necesario sustituirlo cada dos años (y es imprescindible hacerlo al cambiarles la pila a los modelos de cuarzo). Por norma general, es recomendable realizar un control de estanqueidad una vez al año (idealmente, antes de la temporada de baño) o cada dos años en un centro de servicio técnico autorizado de Breitling o en uno de sus distribuidores.

CINCO PRECAUCIONES FUNDAMENTALES PARA LA ESTANQUEIDAD

  • No active los contadores de cronógrafo bajo agua o cuando el reloj esté mojado (excepto en los modelos de Breitling que cuenten con un sistema patentado de contadores magnéticos que es estanco hasta los 2000 metros). El mismo criterio se aplica a los biseles rotatorios (reglas deslizantes) de los modelos Navitimer y Montbrillant.
  • Nunca tire de una corona ni la use en el agua o si el reloj está mojado (ni en el caso de las coronas estándar ni en el de las coronas atornilladas).
  • Si su reloj cuenta con una corona atornillada, asegúrese de que está bloqueada antes de realizar cualquier actividad en el medio acuático. Esto también es aplicable a los contadores atornillados.
  • Nunca intente abrir la caja usted mismo.
  • En caso de que aparezca agua o condensación bajo el cristal, lleve el reloj a un distribuidor de Breitling o a un centro de servicio técnico autorizado lo antes posible.
  • No use en el agua brazaletes que no sean de metal ni correas que no sean de goma.

Válvula de helio

Los modelos estancos a grandes profundidades (de 1000 a 3000 metros) están provistos de válvulas de helio. Este sistema ultraprofesional sirve para equilibrar las diferencias de presión entre el exterior y el interior del reloj. A partir de una presión interna de unos 3 bares, la válvula descarga automáticamente el helio acumulado durante el tiempo que se pasa a gran profundidad para evitar que explote la caja.

Coronas / pulsadores atornillados

Los modelos destinados a actividades acuáticas suelen incluir coronas atornilladas, de forma que se garantiza una estanqueidad óptima. Antes de utilizar la corona, hay que desatornillarla para bloquearla y después volver a atornillarla para bloquearla de nuevo. En el caso de los contadores atornillados, las indicaciones son las mismas.